PONENTE JOAQUÍM FERNÁNDEZ SOLÁ. Especialista en Medicina Interna. Hospital Clínic. Universitat de Barcelona.
Volver a TALLERES Volver a TALLERES Síndrome de Fatiga Crónica y Fibromialgia
SÁBADO 5 11:30 - 13:00 h.
T22
En      los   últimos   25   años   han   aparecido   una   serie   de   enfermedades nuevas,   que   no   se   diagnosticaban   previamente,   que   están   relacionadas entre   sí   y   que   han   generado   un   gran   impacto   asistencial   ya   que   son marcadamente   invalidantes,      llegan   afectar   a   un   3,5%   de   la   población      y tienen   un   gran   predominio   femenino.   Todas   ellas   están   reconocidas   por la     O.M.S.     y     codificadas     en     la     Clasificación     Internacional     de enfermedades (CIE-10). El   Síndrome   de   FATIGA   CRÓNICA    (CIE   G93.3)   consiste   en   la   presencia durante   más   de   6   meses      de   forma   continua   u   oscilante   de   FATIGA física      y      neurocognitiva      (memoria,      concentración)      que      afecta marcadamente   a   las   actividades   de   vida   diaria,   las   reduce   a   más   del 50%   previo   y   no   tiene   un   motivo      o   causa   específicos.   La   fatiga   es insuperable para el paciente y no mejora con el descanso. LA     FIBROMIALGIA      (CIE     M79.0)     es     un     trastorno     por     DOLOR osteomuscular   generalizado   de   origen   neurogénico   central,   que   cursa con    una    sensación    persistente    de    DOLOR        GENERALIZADO    en columna      vertebral   y   los   4   cuadrantes   corporales,   que   es   inadecuado, sin   causa   evidente,   persistente   (más   de   tres   meses)   y   que   empeora   con   la   actividad,   limitándola.   Este   dolor   es   también   estimulable   en unos puntos tendinosos específicos al explorar al paciente (puntos dolorosos o “trigger”). La   SENSIBILIDAD   QUÍMICA   MÚLTIPLE    (CIE   995.3)   consiste   en   la   presencia   de   intolerancia   y   desarrollo   de   síntoma   diversos   ante   una mínima    exposición    a    sustancias    químicas    volátiles    (ambientadores,    perfumes,    insecticidas,    humos,    disolventes,    productos    de limpieza…)   de   composición   químicamente   diversa   y   que   otras   personas   toleran.   Los   síntomas   empeoran   si   persiste   la   exposición   y mejoran al evitarla. Reaparecen ante una nueva exposición, incluso a baja concentración. Todas    estas    enfermedades    cursan    con    muchos    otros    síntomas    generales    oscilantes    como    dolor    muscular    y    articular,    cefalea, alteraciones    cognitivas    de    memoria    y    concentración,    trastornos    del    estado    de    ánimo    (irritabilidad,    desánimo),    insomnio,    rigidez matutina,   parestesias   distales,   sequedad   de   mucosas,   inestabilidad   motora,   febrícula,   signos   irritativos   de   mucosa   ocular,   bucal   y vaginal,   adenopatías,   síntomas   digestivos   (nauseas,   diarrea,   estreñimiento),   polaquiuria   y   síntomas   vegetativos   (distermia,   sudación, hipotensión, taquicardia). El   diagnóstico   de   todas   ellas   se   realiza   por   criterios   clínicos.   No   se   han   descrito   marcadores   específicos.   Existen   diferentes   grados   de afectación   de   cada   una   de   estas   enfermedades.   Provocan      en   el   paciente   una   marcada   limitación   funcional   tanto   de   esfera   física   como neurocognitiva y una gran afectación de su calidad de vida y actividades tanto laborales como  de vida cotidiana. En   estas   enfermedades   no   se   dispone   de   tratamiento   etiológico   ni   curativo,   sólo   sintomático   y   de   baja   eficacia   global.   Se   recomienda conjuntar      medidas   de   tratamiento   personalizado   con   dieta   biológica,   control   ambiental   de   incitantes   químicos   y   físicos,   actividad   física leve   y   adaptada,   evitar   estresores,   soporte   adaptativo   psicológico   conductual-cognitivo,   tratamiento   sintomático   del   dolor,   insomnio   y estado de ánimo. Suelen tener un curso persistente, con posibles oscilaciones sintomáticas en forma de brotes de activación. Algunos    sistemas    sanitarios    han    propuesto    programas    específicos    de    atención    multidisciplinar    especializada    en    síndromes    de sensibilización central.