CINE Y SALUD
Un “resalto” a la vida ARRUGAS PELÍCULA RECOMENDADA POR CINE Y SALUD Título original: Arrugas (Wrinkles). Dirección: Ignacio Ferreras. País: España. Año: 2011. Duración: 89 min. Género: Animación. Drama. Comedia. Interpretación: Tacho González (Emilio), Álvaro Guevara (Miguel), Mabel Rivera (Antonia). Productora: Perro Verde Films / Cromosoma. Guión: Ángel de la Cruz, Paco Roca, Ignacio Ferreras, Rosanna Cecchini. Música: Nani García. Fotografía: David Cubero. Distribuidora: Wanda. Estreno en España: 27 de enero de 2012. Estreno en EE.UU: 4 de julio de 2014. Premios: Festival de Annecy (2012): Distinción especial (2º mejor largometraje). Festival de Ottawa 2012: Gran Premio al Mejor largometraje de animación. Satellite Awards (2014): Nominada a Mejor largometraje animación. SIPNOSIS Emilio     y     Miguel,     dos     ancianos     recluidos     en     un     centro sociosanitario     se     hacen     amigos.     Emilio,     que     padece     una demencia   tipo   Alzheimer   en   fases   iniciales,   cuenta   desde   su   llegada   al   centro   con   la   ayuda   de   Miguel   –   su compañero   de   habitación   -      y   otros   compañeros   de   la   residencia   que   tratarán   de   evitar   que   vaya   a   la   planta   de los   desahuciados.   Su   disparatado   plan   para   conseguirlo   tiñe   de   humor   y   ternura   el   tedioso   día   a   día   de   la residencia. La llegada de Miguel supone para ellos empezar una nueva vida. CRÍTICA Adaptación   del   cómic   “Arrugas”   obra   de   Paco   Roca   que   resultó   merecedor   del   Premio   Nacional   de   Cómic   del Ministerio   de   Cultura   en   el   año   2008.   Se   trata   de   un   largometraje   de   animación   español   en   2D   dirigida   a   todos los   públicos,   pero   sobre   todo   a   un   público   adulto.   Constituye   el   primer   trabajo   como   director   de   Ignacio   Ferreras, que   participó   en   los   guiones   gráficos   (‘storyboards’)   de   “Asterix   y   los   vikingos”   y   de   la   serie   “Rugrats”.   Este proyecto   cinematográfico   obtuvo   numerosos   reconocimientos   y   premios   nacionales   e   internacionales,   entre otros   dos   premios   Goya   2012   -   como   mejor   película   de   animación   y   mejor   guión   adaptado   -   y   el   premio   de   mejor película de animación en el Festival de Cine de Animación de Stuttgart 2012. El   film   cuenta   con   numerosas   virtudes.   Por   una   parte   nos   acerca   al   mundo   de   las   residencias   de   mayores   o centros   sociosanitarios,   escenario   poco   retratado   en   los   proyectos   cinematográficos.   La   caracterización   de   los personajes   resulta   exquisita   desde   el   punto   de   vista   humano   y   médico   al   igual   que   las   situaciones   que   se   viven en   la   residencia:   las   comidas,   el   reparto   de   medicación,   las   sesiones   de   ejercicios,   las   visitas   de   fin   de   semana de   los   familiares   a   los   residentes   y   también   las   ausencias.   De   hecho   los   personajes   y   muchas   de   sus   anécdotas     están   basados   en   “casos   reales”.   La   película   en   muchos   momentos   resulta   “muy   humana”   y   emotiva   tanto   que el   espectador   llega   a   olvidar   que   se   trata   de   una   película   de   animación   y   se   inunda   del   cariño,   la   amistad,   la ilusión,   las   preocupaciones   y   la   rabia   de   los   personajes.   Por   momentos   resulta   triste,   agridulce   y   desgarradora mientras que en otros resulta ser alegre, divertida y alocada. “Arrugas”   ofrece   una   visión   amable,   emotiva   y   real   de   las   personas   dependientes,   institucionalizadas   y   con   un diagnóstico   de   demencia   tipo Alzheimer.   Y   todo   ello   acompañado   de   una   gran   banda   sonora.   ¡Imposible   pedirle más a una película!. Sólo una recomendación, VEANLA! Enfermedad de Alzheimer (EA) La   Enfermedad   de   Alzheimer   o   demencia   tipo   Alzheimer   (DTA)   es   una   enfermedad   neurodegenerativa   que   se manifiesta   como   un   deterioro   cognitivo   acompañado   de   trastornos   conductuales.   Su   presentación   más   típica   se caracteriza   por   una   pérdida   de   la   memoria   inmediata   y   de   otras   capacidades   mentales,   a   medida   que   mueren las   células   principales   del   sistema   nervioso   central   (neuronas)   y   se   atrofian   las   diferentes   partes   del   cerebro.   La enfermedad   suele   tener   una   duración   media   después   del   diagnóstico   de   10   años,   aunque   esto   puede   variar   en base p. e al grado de severidad de la enfermedad en el momento del diagnóstico. La   DTA   es   la   forma   más   frecuente   de   demencia   en   los   países   desarrollados   siendo   más   frecuente   en   personas mayores   de   65   años   de   edad.   La   incidencia   en   mujeres   es   mayor   que   en   hombres.   Los   síntomas   de   la enfermedad   como   una   entidad   propia      fueron   identificados   inicialmente   por   el   Dr.   Emil   Kraepelin,   mientras   que los   hallazgos   neuroanatómicos   característicos   de   esta   enfermedad   fueron   observados   por   primera   vez   por   el   Dr. Alois Alzheimer   en   el   año   1906.   Por   tanto,   el   descubrimiento   de   esta   enfermedad   se   debe   a   ambos   psiquiatras, que   trabajaron   en   el   mismo   laboratorio.   Sin   embargo,   dada   la   gran   importancia   que   Kraepelin   dio   al   hecho   de encontrar   una   base   anatómica   de   los   desórdenes   psiquiátricos,   decidió   nombrar   a   la   enfermedad   -      Enfermedad de Alzhéimer -  en honor a los hallazgos realizados por su compañero. Por   lo   general,   el   síntoma   inicial   es   la   pérdida   de   capacidad   para   adquirir   nuevos   recuerdos;   Sin   embargo   el diagnóstico    precoz    suele    demorarse    en    el    tiempo    porque    muchas    veces    puede    confundirse    con    el envejecimiento   normal   del   individuo,   situaciones   de   mucho   estrés   o   trastornos   del   ánimo   tipo   depresión. Ante   la sospecha   de   una   demencia   tipo   Alzheimer,   el   diagnóstico   se   basa   en   varias   pruebas   o   test      encaminados   a evaluar   las   capacidades   cognitivas   del   individuo,   así   como   en   pruebas   de   imagen   tipo   la   tomografía   axial computeriza   (TAC   o   scaner)   o   la   resonancia   magnética   nuclear   (RMN).   A   medida   que   progresa   la   enfermedad, aparecen   otros   síntomas   como   pueden   ser   la   confusión   mental,   la   irritabilidad   e   incluso   la      agresión   física, cambios   del   humor,   trastornos   del   lenguaje,   pérdida   de   la   memoria   a   largo   plazo   y   una   predisposición   a   aislarse     progresivamente   a   medida   que   el   individuo   enfermo      va   perdiendo   las   facultades   cognitivas.   Gradualmente   se pierden   las   funciones   biológicas:   alimentarse,   asearse   o   desplazarse,   y   todo   ello   puede   conllevar   a   una   muerte prematura. Aunque   el   pronóstico   de   esta   enfermedad   es   difícil   de   determinar,      la   supervivencia   media      es   inferior a 10 años. No obstante, está descrito que hay pacientes que viven más de 14 años después del diagnóstico. La   causa   de   la      demencia   tipo   Alzheimer   permanece   desconocida   aún   a   día   de   hoy,   aunque   las   últimas investigaciones   parecen   indicar   que   están   implicados   procesos   de   tipo   priónico.   La   enfermedad   se   asocia   con   la aparición   de   de   placas   seniles   y   ovillos   neurofibrilares   en   el   cerebro.   Los   tratamientos   actuales   ofrecen   sólo   la posibilidad   de      mejorar   los   síntomas   conductuales   como   la   irritabilidad,   la   agresividad   o   los   trastornos   del   sueño, pero   no   hay   tratamientos   disponibles   que   retrasen   o   detengan   el   progreso   de   la   enfermedad.   Muy   recientemente se han iniciado varios ensayos clínicos con humanos para probar la eficacia de una vacuna contra el Alzheimer. Para   la   prevención   de   esta   enfermedad,   se   han   sugerido   algunas   medidas   generales   que   incluyen   la   dieta equilibrada   y   la   estimulación   mental,   sin   embargo   no   existen   suficientes   evidencias   que   apoyen   de   forma contundente   estas   recomendaciones.   El   papel   que   juega   el   cuidador   del   paciente   con Alzheimer   (al   igual   que   en otras   enfermedades)   es   fundamental,   aun   cuando   las   presiones   y   la   demanda   física   de   ls   cuidados   pueden llegar a ser una gran carga personal tanto física como psíquica. Según   la Alzheimer’s Association,   existen   diez   signos   de   alarma   ante   los   que   se   debe   acudir   al   médico,   aunque no es necesario que se den todos para consultar a su equipo de Atención Primaria. Son los siguientes: 1.   Cambios   de   memoria   que   afecten   a   la   vida   cotidiana:   olvidar   información   recién   aprendida,   pedir   la   misma información repetidamente, depender de ayudas para hacer cosas que antes hacía solo. 2.   Dificultad   para   planificar   o   resolver   problemas   o   para   seguir   un   plan.   Por   ejemplo,   dejan   de   seguir   los   pasos de una receta o manejar las cuentas mensuales, se vuelven más lentos para emprender tareas. 3.   Dificultad   para   desempeñar   tareas   habituales   en   la   casa,   en   el   trabajo   o   en   su   tiempo   libre.   Por   ejemplo, tienen   problemas   para   llegar   a   un   lugar   donde   solían   ir   siempre   o   para   recordar   las   reglas   de   un   juego   al   que han jugado desde siempre 4.   Desorientación   en   tiempo   y   lugar.   Olvidan   con   frecuencia   las   fechas,   las   estaciones   del   año   y   el   paso   del tiempo.   La   diferencia   con   los   cambios   asociados   a   la   edad   es   que   la   confusión   dura   un   rato   y   luego   lo recuerdan. 5.   Dificultad   para   comprender   imágenes   visuales   y   relacionar   objetos   en   el   entorno. Tienen   dificultades   para   leer, para   analizar   las   distancias.   Pueden   pasar   por   delante   de   un   espejo   y   no   darse   cuenta   de   que   lo   que   ven   es   su propio reflejo. 6.   Problemas   nuevos   en   el   lenguaje   oral   y   escrito.   Pueden   tener   dificultades   para   seguir   o   participar   en   una discusión.   Es   frecuente   que   en   medio   de   una   charla   se   detengan   y   olviden   lo   que   iban   a   decir   o   repitan   muchas veces lo mismo. 7.   Colocar   objetos   fuera   de   su   lugar   habitual   y   ser   incapaces   de   recuperarlos,   porque   no   recuerdan   sus   pasos anteriores   para   encontrarlos.   A   veces   acusan   a   otros   de   robarles.   Con   el   avance   de   la   enfermedad   esto   puede pasar más a menudo. 8.   Disminución   o   falta   de   juicio   para   tomar   decisiones.   Es   posible   que   regalen   cantidades   exageradas   de   dinero a   alguien   que   quiere   venderles   algo.   Puede   suceder   que   empiecen   a   prestar   cada   vez   menos   atención   a   su aseo y cuidado personal. 9.   Pérdida   de   iniciativa   para   tomar   parte   en   el   trabajo   o   en   las   actividades   sociales.   Las   personas   con   alzheimer pierden   las   ganas   de   entretenerse   con   algún   pasatiempo,   de   encontrarse   con   amigos,   de   involucrarse   en proyectos o de practicar deporte. 10.   Cambios   en   el   humor   o   en   la   personalidad.   Las   personas   con   Alzheimer   pueden   volverse   confundidas, recelosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. También pueden tender a enfadarse más fácilmente. Y   por   último   una   fecha   a   recordar,   el   21   de   septiembre   -   Día   Internacional   del   Alzheimer   -   fecha   elegida   por   la Organización   Mundial   de   la   Salud   (OMS)   y   la   Federación   Internacional   de   Alzheimer   (FIA)   para   concienciar   y ayudar   a   prevenir   esta   enfermedad.   No   obstante,   no   es   raro   que   durante   el   mes   de   septiembre   se   lleven   a   cabo diferentes   actividades   en   todo   el   mundo   relacionadas   con   la   difusión   y   concienciación   de   esta   enfermedad.   Por ello, este mes puede constituir una oportunidad para saber y aprender más sobre esta importante enfermedad. Por Belén Alonso, Médico Internista.
Cartél Oficial de la película.
Por BELÉN ALONSO, Médico Internista.
Ir al listado de Películas Ir al listado de Películas