Recomendaciones en caso de CALIMA VOLVER VOLVER
La     calima     es     un     fenómeno     meteorológico     consiste     en     grandes cantidades    de    “polvo”    en    suspensión    y,    que    en    caso    de    las    Islas Canarias, procede del continente africano. Estas   enormes   cantidades   de   “polvo”   tiene   una   importante   repercusión en      numerosos      aspectos      naturales      (contaminación      atmosférica, agricultura...)   y   también   en   la   salud   de   los   personas.   Esta   repercusión   en nuestra   salud   se   debe   a   dos   motivos:   uno   físico,   el   tamaño   pequeño   de la   partículas   (de   sólo   micras)   y   cuanto   más   pequeño   más   repercusiones tiene;   y   un   segundo   motivo   es   la   composición   química,   que   incluye   desde minerales hasta hongos, ácaros, pólenes, etc. .
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
La   repercusión   en   la   salud   es   fundamentalmente   a   nivel respiratorio   especialmente   en   los   más   débiles   como   son   los niños,   los   ancianos   y   los   que   padecen   ya   de   enfermedades como   el   asma,   la   EPOC   (enfermedad   pulmonar   obstructiva crónica),    fibrosis    quística,    etc.    Pero    también    otros    sitios afectados son los ojos y la piel. La   calima   a   pesar   de   que   su   procedencia   es   el   desierto   y   por ello    se    suele    asocie    a    calor,    en    realidad    produce    un enfriamiento   de   la   atmósfera.   Esto   es   debido   a   que   oculta parcialmente   el   Sol,   con   lo   que   evita   la   entrada   de   parte   de la     radiación     solar     y,     de     ese     modo,     se     favorece     el enfriamiento   de   las   capas   inferiores   de   la   atmósfera.   Esto puede   agravar   las   infecciones   respiratorias   que   se   favorecen con temperaturas bajas como la gripe.
VOLVER VOLVER
Para   minimizar   estas   influencias   en   la   salud   que   ejerce   la calima         se         hace         necesario         recordar         ciertas recomendaciones : Si   padeces   enfermedades   respiratorias   crónicas,   evite salir   a   la   calle.   Si   haz   de   salir,   mejor   usa   algo   para proteger   tu   nariz   y   boca.   En   casa,   cierra   puertas   y ventanas. Asegúrate de que dispones de tu medicación habitual. Sitúate    en    ambientes    húmedos    y    bebe    bastantes líquidos. Evita    hacer    ejercicios    físicos,    especialmente    al    aire libre, mientras dure esta situación. Evita fumar o hacer barbacoas. Si   tienes   que   limpiar   algo   mejor   con   aspiradora   o   paño húmedo. Evita la inhalación de productos de limpieza.