Recomendaciones en caso de DIARREA VOLVER VOLVER
La     diarrea     aguda     es     una     afección     común,     normalmente     leve     y autolimitada   que   en   la   mayoría   de   ocasiones   no   suele   persistir   más   de   1 semana. Si   la   diarrea   persiste   en   el   tiempo,   es   muy   abundante,   o   se   acompaña   de vómitos,   puede      derivar   en   deshidratación,   pérdida   de   sales   minerales   y de peso corporal.
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
Las causas que provocan la diarrea  pueden  ser: Infecciosas,       por       intoxicación,       medicamentosa,       por intolerancia       alimenticia       o       secundaria       a       algunas enfermedades.    En    el    caso    de    la    diarrea    infecciosa,    esta puede   acompañarse   de   fiebre,   dolor,   distensión   abdominal, náuseas y vómitos.
VOLVER VOLVER
Los    espasmos    abdominales    mejoran    con    el    ayuno    durante    las primeras horas. Debe lavarse las manos frecuentemente, para evitar contagios. Hay   que   beber   suficiente   líquido   y   reponer   las   sales   que   se   pierden con   las   frecuentes   deposiciones,   pues   en   la   mayoría   de   los   casos en eso consiste el tratamiento fundamental. Esta    hidratación    oral    debe    iniciarse    pronto,    en    la    primeras    2-3 horas.      Debe      ser      continuada   pero   en   pequeñas   cantidades   ya   que un   volumen   grande   de   líquidos   de   una   vez   puede   inducir   al   vómito o incrementar las deposiciones. En   casa   se   pueden   preparar   algunas   soluciones   para      rehidratación     oral,      como      la      limonada   alcalina.   Esta   se   prepara   con   el   zumo   de dos   limones,   añadiendo   agua   hasta   completar   1   litro,   una   punta   de cuchillo   de   sal,   otra   de   bicarbonato   y   40   g   de   azúcar,   equivalentes   a 2 cucharadas soperas.
Causas Recomendaciones en caso de DIARREA
También   existen   distintos   preparados   de   soluciones   de   rehidratación   oral.   La   cantidad   a   ingerir   se   ajustará   según   la intensidad   de   los   síntomas   de   la   diarrea,   pero   en   general   se   tomará   a   pequeños   sorbos   de   manera   continuada   entre 200-400 ml por deposición, lo que equivale a 1 ó 2 vasos de líquido por deposición.
Es   recomendable   iniciar   una      dieta      astringente   o      antidiarreica, iniciada   a   las   pocas   horas   si   se   trata   de   un   caso   leve   o   a   partir   de las 24 horas en casos más graves. Las   comidas   deben   ser   poco   abundantes   y   frecuentes   (desayuno, media   mañana,   comida,   merienda,   cena   e   incluso   recena),   siempre guiadas, eso sí, por el hambre. Se   reconocen   como   alimentos   astringentes   el   pan   tostado   (no   el integral),   las   papas,   la   sémola   de   arroz,   la   pasta   para   sopa,   el   arroz muy   cocido,   las   zanahorias   cocidas,   el   pescado   cocido,   la   pechuga de   pollo   sin   piel   y   cocida,   el   jamón   cocido   sin   grasa,   el   plátano maduro   o   la   manzana   rallada   y   sin   piel,   las   frutas   en   almíbar   y   el membrillo. Algunos   tipos   de   yogur   con   probióticos   que   contienen   lactobacilus   y saccharomyces,   administrados   2   veces   por   día,   pueden   resultar   de utilidad,   pues   rehidratan,   repueblan   la   flora   intestinal   y   acortan   la diarrea. Por   último   no   olvide   que   debe   consultar   siempre   a   su      médico   si presenta   fiebre   y/o   heces   con   sangre,   moco   o   pus,   y   ante   cualquier síntoma de deshidratación