¿Por qué es tan importante?
LACTANCIA MATERNA, VOLVER VOLVER
La   leche   materna   es   el   mejor   alimento   para   el   bebé los primeros meses de vida Se   sabe   de   antemano   que   la   lactancia   materna   es   un   bien preciado   para   el   binomio   madre-recién   nacido. Y   en   la   sociedad actual,   en   la   que   un   porcentaje   elevado   de   los   alimentos   que consumimos    están    procesados;    podríamos    categorizar    a    la lactancia materna como “Gourmet”. Y   si   añadimos   el   impacto   económico   que   puede   generar   en   las familias;   tener   que   alimentar   a   un   menor   de   12   meses   sólo   con lactancia    artificial;    la    ganadora    sigue    siendo    la    lactancia materna .
Por Dña. Cristina Herández, Matrona
VOLVER VOLVER
A   pesar   de   la   evidencia   de   sus   beneficios    en   un   gran   número   de   estudios   bien   realizados,   el   inicio   de   la   lactancia materna exclusiva y su duración siguen siendo bajos en muchos países. Desde   los   servicios   sanitarios   se   apuesta   por   políticas   que fomenten   la   lactancia   materna    como   primera   opción   a contemplar   en   la   alimentación   desde   el   nacimiento   de   un bebé. La     lactancia     materna     es     un     proceso     biopsicosocial complejo,   y   las   redes   sociales   informales   son   útiles   para   las madres,    proporcionándoles    habilidades    de    aprendizaje    y toma    de    decisiones,    resolución    de    problemas    y    ayuda psicológica. Numerosos      estudios      confirman      que      las      actitudes, percepciones   y   experiencias   de   las   personas   cercanas   y   de las   redes   sociales   pueden   tener   una   poderosa   influencia   en la    toma    de    decisiones    de    la    madre    en    el    inicio    y    la continuación de la lactancia materna. Son     numerosas     las     sociedades     científicas     que respaldan   los   beneficios   de   la   lactancia   materna   más allá    de    los    6    primeros    meses    de    vida    de    un    ser humano.   La   leche   materna   es   el   alimento   ideal   para los    recién    nacidos    y    los    lactantes,    pues    les    aporta todos   los   nutrientes   que   necesitan   para   un   desarrollo sano.   Es   inocua   y   contiene   anticuerpos    que   ayudan a   proteger   a   los   lactantes   de   enfermedades   frecuentes de   la   infancia   como   la   diarrea   y   la   neumonía,   que   son las   dos   causas   principales   de   mortalidad   en   la   niñez   en todo el mundo. Para   cubrir   las   necesidades   crecientes   de   los   niños   a partir     de     los     seis     meses      se     deben     introducir alimentos   sólidos   en   forma   de   puré   o   BLW   (baby-led- weaning)     como    complemento    de    la    leche    materna. Para   su   elaboración   se   puede   partir   de   la   comida   que tome la familia. La OMS destaca que: La   lactancia   materna   no   debe   reducirse al     comenzar     a     introducir     alimentos complementarios. Los    alimentos    complementarios    deben administrarse   con   cuchara   o   taza,   y   no con biberón . Los   alimentos   deben   presentar   todas   las garantías de higiene  y ser inocuos . Y   es   necesario   bastante   tiempo    para que    los    niños    pequeños    aprendan    a comer alimentos sólidos. Y   siendo   este   beneficio   extrapolable   a   largo plazo en la salud de la madre y el bebé. Según    la    OMS    los    adolescentes    y    adultos que    fueron    amamantados    de    niños    tienen menos     tendencia     a     sufrir     sobrepeso     u obesidad.   Son   también   menos   propensos   a sufrir   diabetes   de   tipo   2   y   obtienen   mejores resultados en las pruebas de inteligencia. La   lactancia   materna   también   es   beneficiosa   para   las   madres. La    lactancia    materna    exclusiva    funciona    como    un    método natural    (aunque    no    totalmente    infalible)    de    control    de    la natalidad   (98%   de   protección   durante   los   primeros   seis   meses de   vida).   Reduce   el   riesgo   de   cáncer   de   mama   y   de   ovario, diabetes de tipo 2 y depresión postparto . Sin   caer   en   la   demonización   de   la   Lactancia   artificial ;   cabe mencionar     que     es     incomparable     a     las     características     y fisiología    de    la    lactancia    materna,    y    prueba    de    ello    es    la controversia   que   se   creado   alrededor   de   la   comercialización   y promoción   de   la   misma.   Rescato   un   resumen   de   la   legislación que   existe   al   respecto:   Reglamentación   de   los   sucedáneos   de la leche materna. En   1981   se   adoptó   un   código   internacional   para   regular   la   comercialización   de   sucedáneos   de   la   leche materna . En el código se estipula que: Las   etiquetas   y   demás   información   sobre   todas   las   leches   artificiales   dejen   claros   los   beneficios   de   la lactancia materna  y los riesgos para la salud que conllevan los sucedáneos. No haya actividades de promoción de los sucedáneos  de la leche materna. No se ofrezcan muestras gratuitas de los sucedáneos  a las embarazadas, a las madres ni a las familias. Y   No   se   distribuyan   los   sucedáneos   de   forma   gratuita    o   subsidiada   entre   los   trabajadores   sanitarios   ni   en los centros sanitarios. Pero   además   de   los   beneficios   más   que   constatados   que   aporta   la   lactancia   materna   a   nivel   nutricional   en   la   salud general   del   niño,   queda   por   mencionar   el   impacto   que   tiene   sobre   la   salud   afectivo-emocional   del   mismo   y,   por tanto, el vínculo madre-hij@.
Diseño web por
Información
Eres el visitante