RECOMENDACIONES PARA UNA BUENA SALUD MENTAL VOLVER VOLVER
La   salud   mental   es   la   capacidad   de   amar,   disfrutar, trabajar,    tolerar    y    tolerarse    a    uno    mismo    y    a    los demás. Para cuidar tu Salud Mental y evitar que se deteriore, debemos     atender     a     determinados     aspectos     de nuestra   vida   cotidiana,   prestando   especial   atención   a dos aspectos fundamentales. 
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
Aprender   a   conocer   las   situaciones   capaces   de generar   malestar   psíquico   y      enfrentarse   a   ellas. Reconocer    nuestros    diversos    estados    de ánimo :   lo   que   nos   hace   estar   alegres,   tristes   o aquello que nos produce temor. Aprender    a    estar    en    paz    con    uno    mismo , conociendo    lo    que    podemos    y    lo    que    no podemos   cambiar   de   nosotros   mismos,   incluido el   aspecto   de   nuestro   cuerpo.   Esto   quiere   decir aceptar     nuestras     capacidades     y     nuestras limitaciones. Resistirse    al    entorno    consumista .    Gastar más    en    los    deseos    que    en    las    necesidades puede generar decepción y ansiedad. Dedicar    parte    de    nuestra    actividad    a    labores relacionadas   con   la   solidaridad   con   los   demás sin      una      contrapartida      económica,      puede reportar    le    compensaciones    no    comparables con ningún trabajo remunerado. Disfrutar   del   tiempo   libre   cuando   se   dispone   de él,   empleándolo   en   actividades   de   ocio   que sean   satisfactorias   y   cuidar   aspectos   de   nuestra vida   cotidiana   como   la   dieta,   el   ejercicio   físico   y el sueño.
VOLVER VOLVER
1
El primer aspecto es Cuidarse uno mismo para ello es necesario:
Compartir   las   cosas    de   cada   día   con   una   o más   personas   de   confianza.   Los   animales   de compañía también ayudan. Compartir   los   problemas    con   otras   personas que   han   pasado   por      circunstancias      parecidas a   las   nuestras   nos   puede   ayudar   a   encontrar una   solución   a   nuestro   conflicto   y   a   sentirnos menos solos. Dedicar tiempo a la familia. Procurar   hacer   nuevas   amistades   y   conservar las     ya     existentes.     Los     amigos      ayudan     a       sentirnos con mayor confianza en uno mismo. Y,   por   supuesto,   relativice   las   preocupaciones que    le        crea        su        trabajo.        Procurando      “desconectar”  tras  la jornada laboral.
2
El segundo aspecto para cuidar nuestra salud mental es Cuidar a  los demás, para ello es bueno:
En   ocasiones,   sin   embargo,   aun   intentando   cuidar   el   equilibrio   mental,   las   personas   sienten   que   su   salud   se resiente   y   se   ve   afectada   por   diversas   circunstancias   como   el   trabajo,   las   dificultades   económicas,   los conflictos   de   la   relación   con   los   demás,   los   problemas   de   salud   (propios   o   de   los   allegados)   o   por   alguna razón no identificada. En estos casos es cuando debemos acercarnos a nuestro médico.