¿QUÉ ES EL REFLUJO GASTRO-ESOFÁGICO? VOLVER VOLVER
Es   el   paso   del   contenido   del   estómago   al   esófago,   esto es    algo    normal    y    sucede    varias    veces    al    día    en personas    sanas.    Pero    cuando    ese    reflujo    ocasiona síntomas     o     cualquier     complicación     es     cuando     se cataloga   el   cuadro   como   una   ERGE   (Enfermedad   por Reflujo Gastro-Esfofágico) . Muchos    pacientes    presentan    además    una    hernia    de hiato.   La   hernia   de   hiato   consiste   en   un   desplazamiento de   una   parte   del   estómago   hacia   el   tórax   a   través   del diafragma,   lo   que   favorece   el   reflujo   gastro-esofágico. Pero   esta   no   es   su   única   causa.   De   hecho,   no   todas   las personas    que    tiene    una    hernia    de    hiato    presentan reflujo. 
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
VOLVER VOLVER
¿Qué síntomas produce? El   síntoma   más   frecuente   es   la   pirosis   (sensación   de   ardor   o   acidez   en   la   boca   del   estómago   o en   el   centro   del   pecho).   Otros   síntomas   que   puede   producir   son   dolor   en   el   pecho,   dolor   de garganta,   afonía/disfonía   (por   irritación   causada   por   el   contenido   ácido   en   la   laringe),   tos,   asma (por paso del contenido a la vía respiratoria). ¿Por qué ocurre? El   esfínter   esofágico   inferior   es   la   válvula   que   controla   el paso   de   contenido   del   esófago   hacia   el   estómago,   cuando está   alterado   o   se   relaja   de   forma   inadecuada,   permite   que el   contenido   del   estómago   vuelva   al   esófago,   irritándolo   y causando los síntomas. ¿Cómo se diagnostica? Generalmente   con   los   síntomas   que   refiere   el   paciente   se llega   al   diagnóstico.   En   otros   casos   son   necesarios   otras pruebas   (como   gastroscopia,   phmetría,   estudio   baritado   o manometría)   si   el   médico   cree   que   pudiera   tener   alguna complicación   de   la   enfermedad   o   el   diagnóstico   le   plantea dudas, o pudiera requerir cirugía. ¿Qué complicaciones puede producir? La   más   frecuente   es   la   esofagitis ,   que   son   lesiones   de   la   mucosa   del   esófago   en   forma   de erosiones.   En   otros   casos   más   infrecuentes   esa   inflamación   crónica   del   esófago   puede   llevara   a que   se   estreche   y   dificulte   el   paso   del   a   comida,   esto   se   llama   estenosis.   Otra   complicación   que puede   producirse   a   largo   plazo   es   el   esófago   de   Barret    donde   las   células   del   esófago   son sustituidas   por   células   intestinales,   que   en   un   pequeño   porcentaje   pueden   malignizar   y   dar   lugar a   un   cáncer,   por   eso   estos   pacientes   que   presentan   esta   complicación   deben   realizarse   una endoscopia cada 2-3 años para descartar la aparición de cáncer. ¿Qué tratamiento requiere? En   la   mayoría   de   los   casos,   los   síntomas desaparecen   y   mejoran   mucho   cuando   se reducen    o    eliminan    aquellos    estilos    de vida   y   factores   dietéticos    causantes   de los   síntomas.   por   ejemplo,   se   ha   observado que    cuando    se    duerme    sobre    el    lado izquierdo   el   estómago   "cuelga"   esto   hace más   difícil   que   el   contenido   del   estómago pase    al    esófago    evitando    el    reflujo.    Sin descuidar        estos        hábitos        higiénico- dietéticos,      algunos      pacientes      pueden requerir    fármacos    y,    en    muchos    menos casos se puede necesitar la cirugía .
Es importante que sigas una dieta variada y equilibrada . Evita   comidas   copiosas    (abundantes)   y   come   lentamente   y   mastica   bien   los   alimentos   y distribuyendo la ingesta total del día en 5 tomas. Evita   cocciones   que   irritan   la   mucosa   del   aparato   digestivo   como   las   planchas ,   los   fritos . Da preferencia a cocciones como al vapor, hervido, al papillote, microondas o al horno. Evita   el   consumo   de   alimentos   que   tengan   temperaturas   extremas ,   ni   muy   fríos   ni   muy calientes, debido a su efecto irritante sobre la mucosa del esófago. Evita   irritantes   como   café   o   ,   en   su   lugar   puedes   tomar   infusiones   como   manzanilla,   anís verde, melisa, naranjo amargo o azahar, etc. Evita   las   comidas   y   las   bebidas   que   favorecen   la   relajación   del   EEI   como   las   grasas (especialmente    fritos),    pimienta    y    especias,    chocolate,    alcohol,    bebidas    con    gas,    café, frutos cítricos, tomate y productos mentolados . Evita    el    consumo    de    alimentos    que    irriten    la    superficie    del    esófago    como    ciertos condimentos   ( vinagre   pimienta,   pimentón,   guindilla …)   y   alimentos   ácidos   ( tomate,   frutas   o zumos cítricos ) Evita   alimentos   ricos   en   grasa .   Son   difíciles   de   digerir,   favorecen   la   relajación   del   EEI   y retrasan el vaciado gástrico lo que aumentan la inflamación del esófago. Evita   el   consumo   de   carminativos   (ajo,   hinojo,   la   menta,   la   albahaca,   el   cilantro,   la   cebolla, la zanahoria, la nuez moscada o la salvia). Otros consejos: o Cenar mínimo 2- 3 horas antes de ir a dormir. No tumbarse justo al acabar de comer. o Elevar   la   cabecera   de   la   cama   para   conseguir   una   inclinación   mínima   de   todo   el   tronco que evite aumentar el riesgo de reflujo. o No utilizar ropa ajustada, principalmente después de las comidas. o No fumar. o Evitar   el   estrés   y   el   nerviosismo,   intentando   mejorar   actitudes,   pensamientos   o   realizar alguna terapia relajante (yoga, meditación). o Perder peso en caso de presentar sobrepeso u obesidad también es muy importante.
Te ayudamos a disminuir tu reflujo con  estos consejos y recomendaciones:
Diseño web por
Información
Eres el visitante