HIGIENE DEL SUEÑO VOLVER VOLVER
Una   premisa   importante   a   la   hora   de   llevar   una correcta   higiene   del   sueño   es   seguir   un   horario regular de las horas que dormimos. Dormir   con   ropa   suelta   y   cómoda   en   una   cama confortable    hará    que    nuestro    sueño    sea    más placentero. 
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
Es    importante    procurar    que    la    temperatura    y    la humedad   de   la   habitación   sean   agradables,   entre   los quince y los veintidós grados . El   colchón   y   el   somier   de   nuestra   cama   debería   tener suficiente   dureza,   y   que   la   ropa   de   cama,   sábanas   y mantas,     no     sea     escasa     ni     excesiva,     ya     que molestaría. No   debemos   utilizar   la   cama   ni   el   dormitorio   para   otra actividad    que    no    sea    dormir    o    el    sexo .   Y    no    es aconsejable     leer,     ver     la     televisión,     hablar     por teléfono, discutir con su pareja, o comer en la cama.
VOLVER VOLVER
La     actitud,     es     muy     importante.     No     hay     que dramatizar    si    uno    pasa    una    noche    en    vela.    El insomnio   sólo   hay   que   tratarlo   si   se   altera   nuestra actividad   de   la   vida   diurna,   no   si   sólo   nos   ponemos nerviosos   al   no   poder   dormir   las   horas   que   creemos que necesitaríamos.
Para   tener   un   sueño   reparador   durante   la   noche   es aconsejable   que   si   hacemos   siesta    esta   no   dure   más de 20 minutos . Es   conveniente   disminuir   el   consumo   de   bebidas   que contengan   cafeína ,   té   y   refrescos   con   cola,   sobre todo   por   la   tarde,   ya   que   los   efectos   estimulantes pueden durar muchas horas. Evitar   las   comidas   pesadas    antes   de   irse   a   dormir influye en un sueño reparador.
Hay    que    tener    cuidado    con    el    alcohol ,    ya    que muchas    personas    se    despiertan    a    medida    que    el efecto del alcohol desaparece. Tomar   pastillas   para   dormir   deberían   ser   el   último recurso. Los      ejercicios      de      meditación       y      relajación , realizados   fuera   de   la   cama   son   un   entrenamiento ideal    para    conseguir    la    desactivación    fisiológica    y cognitiva.