DEBES SABER QUE: VOLVER VOLVER
El   tampón   no   es   un   invento   reciente.   Las   mujeres   egipcias, asirias   y   babilónicas   de   clases   privilegiadas   utilizaban   papiro ablandado,     mientras     que     las     de     las     clases     populares empleaban   caña   acuática   suavizada   como   protección   interna. Los   tampones   actuales   derivan   directamente   de   los   utilizados por    los    médicos    del    siglo    XVIII    para    aplicar    antisépticos    y controlar la hemorragia.
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
Fue    el    doctor    Earle    Hass     quien,    en    los    años veinte,   diseñó   el   primer   tampón   moderno   que   se comercializó con la marca Tampax. Muchas   son   las   dudas   que   surgen   acerca   de   los tampones,    por    lo    que    vamos    a    intentar    aclarar algunas de ellas:
VOLVER VOLVER
USO CORRECTO DE LOS TAMPONES
La   edad   no   es   un   factor   determinante   para   el   uso   de tampones.   Si   al   usar   un   tampón   se   genera   sangrado es   señal   de   que   podría   haberse   lastimado   el   himen, pero   usualmente   se   requiere   de   un   objeto   de   diámetro mucho   mayor   para   que   un   himen   se   rompa,   que   al final es lo que determina la virginidad.
Las     sustancias     con     las     que     se     fabrican     los tampones   no   son   tóxicas,   no   alteran   el   ecosistema vaginal   y   son   compatibles   dermatológicamente   con la mucosa vaginal. Cuando   el   tampón   es   dejado   dentro   de   la   vagina más   tiempo   de   lo   necesario,   se   crea   un   ambiente perfecto   para   que   puedan   crecer   algunos   tipos   de hongos     (como     las     Cándidas,     que     son     causa frecuente     de     vaginitis)     o     bacterias     como     las Gardnerelas    o    incluso    otras    más    raras    en    esta zona    como    el    estafilococo    aureus        que    puede producir   un   cuadro   que   se      denomina   Síndrome   de Shock     Tóxico,     que     puede     ser     potencialmente peligroso.
Las   investigaciones   realizadas   durante   más   de   50 años   demuestran   que   no   existe   evidencia   científica de   que   los   tampones   tengan   relación   con   ningún tipo de cáncer.
El   tampón   absorbe   el   flujo   menstrual   hasta   que   se satura   su   capacidad.   Llegado   a   este   límite,   el   flujo restante   continúa   su   salida   por   el   canal   vaginal,   por lo que no bloquea la salida del mismo.
Pueden   quedar   fibras   del   tampón   dentro   de   la   vagina, esto   puede   ocurrir   durante   los   días   de   flujo   escaso   si se   utiliza   un   tampón   de   mayor   absorción   de   la   que   se necesita   o   si   se   cambia   con   demasiada   frecuencia. Pero   estas   fibras   son   eliminadas   naturalmente   por   la vagina   y   no   provocan   ningún   trastorno   en   mujeres sanas.
El   DIU   se   inserta   en   el   útero,   mientras   que   los tampones   se   colocan   en   la   vagina.   Al   tratarse   de órganos distintos no interfieren el uno con el otro.
Los   músculos   que   rodean   la   entrada   de   la   vagina mantienen    el    tampón    en    su    sitio    e    impiden,    por ejemplo,   la   entrada   de   agua   al   nadar   o   ducharse.   Sin embargo,    algunas    mujeres    pueden    notar    cómo    el tampón    se    desliza    hasta    sentirlo    en    la    apertura vaginal.   Esto   es   más   frecuente   en   las   mujeres   que han   tenido   hijos,   durante   una   deposición   intestinal   o al orinar, debido al aumento de la presión abdominal. El   tampón   tiende   a   deslizarse   cuando   está   saturado   y listo para ser cambiado.
Es   imposible   que   el   tampón   pase   de   la   vagina   al útero,    ya    que    el    orificio    que    comunica    ambos órganos es demasiado pequeño.
En   ocasiones   un   tampón   puede   ser   difícil   de   extraer entre   otras   causas   porque   es   pequeño   o   porque   la vagina   se   encuentre   muy   seca,   Si   no   se   consiguiera extraerlo   al   tirar   del   cordón,   debe   intentar   relajarse   ya que   si   se   está   en   tensión,   los   músculos   de   la   vagina se contraen, y esto dificultará su extracción.
Cambie sus tampones frecuentemente, al menos cada 4 u 8 horas, o más seguido si es necesario. Escoja   un   tampón   de   absorbencia   correcta.   Utilice   tampones   de   tamaño   pequeño   cuando   el      flujo menstrual sea ligero. No use tampones superabsorbentes si su flujo no es muy abuntante. Utilice   toallas   femeninas   y   tampones   de   forma   alterna.   Por   ejemplo   usando   las   toallas   femeninas   por   la noche y tampones durante el día. Y por último lave siempre sus manos antes de insertar o sacar un tampón.
POR ESO NUNCA OLVIDE: