Hasta      hace      algo      más      de      una      década,      las recomendaciones        clínicas        en        la        prevención cardiovascular     iban     dirigidas     fundamentalmente     al manejo   independiente   de   sus   factores   de   riesgo   (FR) ("estrategia      unifactorial"),      especialmente      hacia      la hipertensión   y   la   hipercolesterolemia.   Esta   estrategia presentaba    importantes    limitaciones,    tales    como,    no considerar   la   interdependencia   o   el   efecto   multiplicador y    sinérgico    que    presentan    los    distintos    factores    de riesgo      al      presentarse      en      una      misma      persona ("estrategia multifactorial"). La   enfermedad   vascular   aterosclerótica   (EVA)   como una   única   entidad   nosológica   con   carácter   multifactorial ha    ido    cobrando    cada    vez    mayor    importancia    en    los últimos     años.     En     este     contexto,     la     cardiopatía isquémica,    el    ictus    aterotrombótico,    la    claudicación intermitente,   la   estenosis   carotídea,   etc.,   son   interpretadas   como   distintas   manifestaciones   de   esta   única   entidad   nosológica: la enfermedad vascular ateroesclerótica .
UN RIESGO QUE PODEMOS DISMINUIR...
D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
VOLVER VOLVER
El    cálculo    del    riesgo    cardiovascular    ayuda    a    predecir    el    riesgo    de    mortalidad    por enfermedades cardiovasculares . Según   los   datos   del   INE   (Instituto   Nacional   de   Estadística)   la   enfermedad   cardiovascular   sigue manteniéndose   como   la   primera   causa   de   defunción   en   España    por   encima   del   cáncer   y   de   las enfermedades   respiratorias.   Tal   es   así   que   las   enfermedades   cardiovasculares   matan   65   veces más   que   los   accidentes   de   tráfico.   En   Canarias   la   tasa   de   mortalidad   por   las   enfermedades cardiovasculares   es   del   22,85   por   ciento ,   lo   que   sitúa   al   archipiélago   como   la   comunidad autónoma   con   menor   tasa   de   defunciones,   pero   sigue   siendo   también   la   primera   causa   de mortalidad en Canarias..
En   este   contexto   surge   el   concepto   de   riesgo   cardiovascular ,   que   se   define   como   la   probabilidad   que   tiene   un   individuo   de sufrir   una   de   estas   enfermedades   dentro   de   un   determinado   plazo   de   tiempo   (generalmente   5   o   10   años   )   y   esto   va   a depender   fundamentalmente   del   número   de   factores   de   riesgo   (definidos   como   aquellos   que   permiten   establecer   una relación de causa-efecto con respecto a la enfermedad vascular) que estén presentes en un individuo. Los   factores   de   riesgo   se   clasifican   en   dos   grandes   grupos:   factores   modificables    (podemos   intervenir   para   evitarlos)   y factores no modificables  (no podemos intervenir).
Los   factores   de   riesgo   de   edad,   sexo,   raza    y   antecedentes   personales   de   haber   padecido una    enfermedad    vascular    aterosclerótica,    no    ofrecen    por    sí    mismos    la    posibilidad    de intervenir sobre ellos para modificar el riesgo ( factores de riesgo no modificables ). De   los   factores   de   riesgo   modificables ,   el   tabaquismo,   la   hipertensión   arterial ,   la dislipemia   y   la   diabetes   son   los   que   determinan   el   mayor   porcentaje   de   aparición   de enfermedad vascular aterosclerótica. El   Tabaquismo,   la   Hipertensión   Arterial,    la   Dislipemia   y   la   Diabetes   son   los   factores   de riesgo   cardiovasculares   "mayores"   modificables   que   se   utilizan   para   la   estimación   del   RCV mediante   la   tabla   de   cálculo   de   riesgo.   Otros   factores   que   también   podemos   modificar   son el sobrepeso y la obesidad, el sedentarismo, el abuso de alcohol y la ansiedad/estrés. El   hecho   de   coincidir   en   una   misma   persona   varios   factores   de   riesgo   aunque   sea   de   forma mínima,   el   riesgo   se   multiplica   de   forma   exponencial,   no   se   suma.   Es   necesario   por   tanto   tratar todos   y   cada   uno   de   los   factores   de   riesgo   que   están   presentes   para   que   realmente   este   riesgo disminuya. Por     ello es   de   gran   interés   establecer   fórmulas   matemáticas   que   permitan   cuantificar   este   riesgo   cardiovascular para   identificar   a   aquellas   personas   con   riesgo   elevado   pues   en   estos   habrá   que   actuar   de   forma   rápida   y   enérgica   para controlar esos factores y de esta forma prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad. En los grupos de población con riesgo bajo el objetivo es tener un estilo de vida saludable que mantenga ese bajo riesgo.
RECOMENDACIONES PARA MEJORAR TU RIESGO CARDIOVASCULAR
Hay   cosas   que   tú   mismo   puedes   hacer   desde   hoy   mismo   para   disminuir   todos esos factores de riesgo : Si    fumas,    debes    dejarlo    lo    más    pronto    posible .   Aun    fumando    poco estarás   multiplicando   los   riesgos   de   padecer   ataques   cardiovasculares   o cerebrales.   Si   no   puedes   hacerlo,   busca   ayuda.   Evita   también   consumir cualquier tipo de sustancia tóxica. Lleva   una   alimentación   equilibrada   y   variada .   Rica   en   verduras,   frutas, cereales,   y   legumbres.   Utiliza   aceite   de   oliva   y   consume   más   pescado   que carne.    Reduce    el    consumo    de    sal    y    azúcares    refinados    de    su    dieta (reposterías, dulces, bollería). Realiza    ejercicio    físico    periódico    intentando    ser    constante,    de    tipo aeróbico   (paseos,   bici,   cinta,   piscina,   patinaje)   y   de   forma   regular   (varios días por semana). Busque algún ejercicio o actividad que le guste. El consumo de alcohol no debe ser habitual y elevado . Aprende a controlar el estrés . Controla   tu   peso    (calcula   tu   índice   de   masa   corporal),   prestando   atención a     la     grasa     del     abdomen     (perímetro     abdominal).     Márcate     objetivos alcanzables,   recuerda   que   pequeños   descensos   de   peso   son   buenos   para tu salud cardiovascular. Vigila periódicamente el azúcar, el colesterol y la tensión arterial .
En   los   casos   en   los   que   con   todo   esto   no   se   pueda   controlar   o   suprimir   los   factores   de   riesgo,   entonces   puede   que sea   necesario   añadir   la   toma   de   determinados   fármacos.   En   ese   caso   deberá   valorarlo   tu   médico .   Y   recuerda que   si   te   indican   una   medicación   confirma   el   tiempo   que   debes   tomarla   y   el   motivo   por   el   que   se   te   prescribe.   No suspendas los tratamientos que se te han indicado .