LA FASCITIS PLANTAR
La   fascia   o   aponeurosis   plantar   es   una   fina   (2   mm)      pero   resistente   banda de   tejido   fibroso   conjuntivo   de   forma   triangular   que   cubre   la   planta   del   pie, desde el calcáneo (talón) hasta los dedos. Está    dividida    en    dos    capas    (superficial    y    profunda)    y    tres    haces (longitudinal, medial y lateral).
FUNCIÓN DE LA FASCIA PLANTAR
La fascia plantar tiene una gran función biomecánica al caminar: 1 . Es    la    responsable,    junto    con    otras    estructuras    del    pie,    de mantener   el   arco   plantar ,   de   absorber   y   devolver   la   energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo. 2 . Protección     de     estructuras     adyacentes     (vasos,     nervios     y músculos, huesos, etc. 3 . Función    Windlass    (polea    o    molinillo),    fundamental    en    la biomecánica   de   la   marcha,   se   tensa      y   eleva   el   arco   plantar,   con la   flexión   dorsal   de   los   dedos,   en   la   fase   de   despegue   del   primer dedo.    Se    piensa    que    además    puede    conservar    transmitir energía elástica, haciendo más eficiente la pisada. 4 . Aunque   no   anatómicamente,   si   tiene   relación   funcional   cinética con   el   tendón   de   Aquiles   y   toda   la   cadena   posterior   de   la pierna ,   lo   que   también   tiene   implicaciones   a   la   hora   de   explicar causas de la lesión  y posibles tratamientos.
Aunque   es   más   frecuente   en   deportistas,   algunos   estudios afirman    que    una    de    cada    10    personas    puede    llegar    a padecerla en algún momento de la vida. Lo   más      habitual   es   se   comience   poco   a   poco   a   notar molestias   en   la   planta   del   pie,   lo   más   frecuente   en   el   talón (puede   aparecer   también   en   la   parte   medial   de   la   fascia plantar)   aumenta   al   apoyar   el   pie   en   el   suelo   al   levantarse (muy    característico)    y    luego    varía    a    lo    largo    del    días mejorando   al      calentar   y   volviendo   a   empeorar   después   de reanudar actividad tras  un reposo prolongado. Otras   circunstancias   en   las   que   suele   doler   o   aumentar   el dolor    son    cuando    efectuamos    un    estiramiento    sobre    la fascia,    como    al    caminar    de    puntillas,    al    forzar    la    dorsi- flexión,   estar   demasiadas   horas   de   pie,   al   subir   escaleras, caminar      descalzos      (sobre      todo      si      no      estamos acostumbrados)    y    en    especial    durante    las    actividades deportivas en especial correr y saltar.
SÍNTOMAS POSIBLES CAUSAS DE LA FASCIA PLANTAR Si tenemos un pie pronador y no lo corregimos, aumentamos las posibilidades de sufrir fascitis; al disminuir el arco plantar interno y aplanarse, se separan los puntos donde la fascia se une al hueso, aumentando su tensión, inflamándose y provocando el dolor. Si tenemos un pie cavo, aumenta el arco plantar y un se acortan los músculos que extienden los dedos, lo que provoca un desequilibrio muscular entre flexores y extensores, causando una flexión en los dedos y una extensión en la articulación metatarsolfalángica, aumentando así de forma directa la tensión en la fascia plantar.
Las   mujeres   resaltar   la   relación   directa   que   existe   ente   la   fascitis   plantar   y   el   acortamiento   de   la      musculatura   posterior   de   la pierna.   Una   de   las   causas   que   más   acortamiento   de   la   cadena   posterior      produce   en   una   mujer   es   el   uso   continuado   de   zapatos de tacón. Cuanto mayor acortamiento, o sea, más altura del tacón, más posibilidades de generar una fascitis plantar. Pero no olvides que tan malo es usar zapatos de mucho tacón como zapatillas planas (como las chanclas o las bailarinas). También es muy común que aparezca un dolor en la fascia plantar cuando el atleta renueva el calzado deportivo. -    Debilidad    de    esta    fascia    en    personas    que    no    hacen    ejercicio    y    comienzan    de    manera prolongada la actividad sin seguir una progresión adecuada. - Tensión excesiva en la musculatura de los gemelos y/o tendón de Aquiles. - Esfuerzos repentinos y prolongados. - Estar de pie durante muchas horas. - Sobrepeso y obesidad. -   Alteraciones   mecánicas   de   la   columna   lumbar   y   pelvis,   y   del   tobillo   por   lesiones   previas   mal tratadas. - Superficies de entrenamiento poco aptas.
¿Qué diferencia hay entre fascitis plantar y espolón calcáneo?
Cuando    en    las    pruebas    radiológicas    observamos    una    calcificación    del tubérculo     posterointerno     del     calcáneo     entonces     hablamos     de     espolón calcáneo .      Si   en   las   pruebas   no   aparece   dicha   calcificación   hablamos   de   fascitis . En   realidad   los   síntomas   y   el   tratamiento   van   a   ser   muy   parecidos.   El   espolón ha   aparecido   por   mantenerse   una   tracción   continuada   de   la   fascia   contra   el calcáneo.
¿Cuál es el tratamiento para la FASCITIS PLANTAR?
Tratamiento físico y manual El   masaje   profundo ,   en   pequeños   movimientos   circulares   sobre la región afectada.
Ejercicios de fortalecimiento: En   la   fascitis   plantar   se   ha   observado   debilidad   de   la   musculatura   intrínseca,   de   los   flexores   de   los   dedos   y   de   la   musculatura extensora por eso es importante reforzarlos.
Electroterapia: Los   ultrasonidos   continuos   (5-10   W/cm)   durante   5   minutos   al   día,   se   utilizarán en la fase postaguda de la lesión, a las 48 horas. Ondas   de   choque   extracorpóreas:   Se   obtiene   una   mejoría   significativa   (después de    tres    meses    de    seguimiento)    siempre    que    se    combinen    con    plantillas semirrígidas individualizadas. Electrólisis percutánea tisular (EPI).
VOLVER VOLVER
- Calzado inapropiado:
- Anatomía del pié defectuosa:
Cirugía: En los casos donde no se note mejoría después de utilizar los tratamientos anteriores.
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
Infiltración   de   corticoides :    Las   infiltraciones   reducen   el   dolor plantar,   pero   solo   a   corto   plazo   (en   torno   a   un   mes),   ya   que   si   no   se   corrige   la disfunción biomecánica que lo provoca, el problema no se solucionará.
Tratamiento conservador:   En   fase   aguda   del   dolor,   aplicaremos   sobre   la   fascia   hielo   para   reducir   y   limitar   el dolor, la hinchazón y la inflamación. Antiinflamatorios en la fase aguda. El   vendaje   funcional    puede   ayudar   a   calmar el    dolor    ya    que    limitará    la    tensión    sobre    la fascia plantar. Se   pueden   aplicar   plantillas    de   absorción   de impactos  o de descarga para el calzado. Calzado adecuado. Férulas nocturnas .
Estiramientos:    El    objetivo    principal    es    mejorar    la    tensión tisular   mediante   un   estiramiento   controlado   e   indoloro   de   la fascia.
Estiramiento plantar sentado
Estiramiento plantar de pie
Estiramiento plantar con toalla
Estiramiento de gemelo y sóleo
Masaje con las manos
Masaje con la pierna opuesta
Masaje con botella fría
Masaje con pelota
Dorsi-flexión con resistencia
Flexión plantar con resistencia
Recoger toalla con los dedos
Contracción de gemelo en excéntrico
A B C
A. Pie plano. B. Pie cavo. C. Pie normal.