LA CIRUELA VOLVER VOLVER
Las     ciruelas     son     todo     un     clásico dentro   de   la   alimentación   del   verano, ya    que    es    una    fruta    sabrosa    que aporta    una    cantidad    importante    de agua   ( 85%   de   su   peso )   necesario   en esta     época     del     año,     y,     además, también      ayuda      al      organismo      a incorporar    un    número    de    nutrientes interesantes y variados.
CONTENIDO ENERGÉTICO
Tiene   una   escasa   cantidad   de   grasas,   proteínas   y   nada   de   colesterol,   por   lo   que   su   valor energéticos   depende   solo   de   los   hidratos   de   carbono   (o   azúcares)   que   posee   (11%   de   su peso),   a   pesar   de   lo   cual   tiene   un   bajo   índice   glucémico   lo   que   lo   hace   apropiado   para regímenes   de   control   de   peso.   Cada   ciruela   pequeña   contiene   sólo   30   calorías,   o   apenas   1,5 por ciento de la ingesta diaria recomendada de 2.000 kcal.
PROPIEDADES NUTRITIVAS
En   lo   que   se   refiere   a   su   contenido   de   minerales,   son   ricas   en   potasio .   El   potasio,   es   un mineral   necesario   para   la   transmisión   y   generación   del   impulso   nervioso   y   para   la actividad   muscular   normal,   interviene   en   el   equilibrio   de   agua   dentro   y   fuera   de   la   célula. Este   contenido   en   potasio   y   su   bajo   aporte   de   sodio   contribuye   a   evitar   la   hipertensión arterial .
30 Cal.
Si    por    algo    se    caracterizan    las    ciruelas    es    por    la    cantidad    de    fibra    que    poseen (1.58g/100g),   de   tipo   soluble,   compuesta   mayoritariamente   por   pectina.   La   pectina   es   un hidrato   de   carbono   complejo   que   absorbe   agua   en   el   intestino,   y   aumenta   así   el   volumen de   las   heces,   lo   cual   se   ve   favorecido   por   la   Dihidroxifenilsatina,   una   sustancia   que   tiene como   función   estimular   los   movimientos   peristálticos   del   intestino,   facilitando   el   tránsito   de las heces, lo que hace de las ciruelas un laxante natural.
Esta   fibra   de   la   ciruela,   gracias   a   su   poder   de   absorber   agua   provocando   la   formación de   un   gel   viscoso   que   hace   que   el   estómago   se   hinche   provocando   sensación   de saciedad   lo   cual   hace   que   comamos   menos ,   esto   es   útil   para   evitar   el   sobrepeso   y   la velocidad   de   vaciamiento   del   mismo   y   la   velocidad   de   absorción   de   los   hidratos   de carbono.   Este   gel   viscoso   también   atrapa   la   grasa    y   el   colesterol    que   consumimos, con   lo   que   disminuye   la   absorción   de   dichas   sustancias   lo   que   también   las   hace   útiles en caso de personas con aumento del colesterol
Gracias    a    su    aporte    de    provitamina   A     (más    abundante    en    las    de    color oscuro )   que   contribuye   al   buen   estado   de   la   piel   y   las   mucosas,   así   como   el funcionamiento   ocular. También   es   rica   en   vitamina   C   y   vitamina   E    (interviene en   la   estabilidad   de   las   células   sanguíneas   y   en   la   fertilidad).   La   ciruela   también es   muy   rica   en   antocianos   que   le   proporcionan   su   color   característico   y   una acción   antioxidante   y   antiséptica    (ideal   para   combatir   procesos   infecciosos   y el efecto dañino de los denominados " radicales libres ").
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
VOLVER VOLVER