EL CUSCÚS O COUSCOUS VOLVER VOLVER
El   cuscús   o   couscous   es   un   plato   tradicional   bereber   cuya denominación    proviene    de    las    palabras    seksūo    kseksū ,    que significan   “redondito”   o   “bien   redondo”.   El   cuscús   es   sin   duda alguna   el   plato   más   emblemático   de   la   cocina   árabe.   De   origen beréber,   se   prepara   en   todo   el   Magreb   desde   donde   se   ha exportado    a    todo    el    mundo    como    símbolo    de    una    cultura gastronómica de gran riqueza y variedad.
El   cuscús   es   la   sémola   de   trigo   duro,   mezclada   y trabajada   con   harina   y   tamizada   varias   veces   hasta obtener   los   granos   de   un   tamaño   característico.   Éste puede   ser   fino,   medio   o   grueso,   estar   refinado,   ser semiintegral    o    integral.    Los    granos    son    de    color dorado   pálido,   de   consistencia   granulosa   y   cremosa. Por   tanto,   a   diferencia   de   lo   que   muchas   personas piensan,   el   cuscús      no   es   un   grano,   sino   un   tipo   de “pasta”.   Su   sabor   es   neutro,   aunque   los   integrales tienen   un   ligero   gusto   y   aroma   a   fruto   seco   cuando se tuestan.
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
VOLVER VOLVER
Hay sémolas de distintos cereales, como el cuscús de cebada perlada, maíz o mijo, si bien el más utilizado es el de trigo.
Beneficios nutricionales del CUSCÚS
El   cuscús   es   la   sémola   de   trigo   duro,   mezclada   y   trabajada   con   harina   y   tamizada varias   veces   hasta   obtener   los   granos   de   un   tamaño   característico.   Éste   puede   ser fino,   medio   o   grueso,   estar   refinado,   ser   semiintegral   o   integral.   Los   granos   son   de color   dorado   pálido,   de   consistencia   granulosa   y   cremosa.   Por   tanto,   a   diferencia   de lo   que   muchas   personas   piensan,   el   cuscús      no   es   un   grano ,   sino   un   tipo   de pasta ”.   Su   sabor   es   neutro,   aunque   los   integrales   tienen   un   ligero   gusto   y   aroma   a fruto seco cuando se tuestan.
También   aporta   proteínas,   sobre   todo   en   forma   de   gluten,   de   ahí   que   no   sea   un   alimento   apto   para   personas   con celiaquía . Además,   es   un   alimento   muy   bajo   en   grasas    ( menos   del   1% ),      siendo   la   mayor   parte   de   su   contenido   en   grasa en forma de ácido graso esencial linoleico, además de oleico (grasas saludables). No contiene colesterol.
Aporta interesantes cantidades de fibra, esencial a la hora de prevenir el estreñimiento y regular el tránsito intestinal.
Es    muy    rico    en    vitaminas    del    grupo    B     (salvo    vitamina    B12), dentro   de   las   cuales   podemos   mencionar   la   vitamina   B1   o   tiamina. También contiene vitamina E , un reconocido antioxidante natural. Entre     su     contenido     en     minerales     podemos     mencionar     los siguientes:   calcio,   hierro,   potasio,   cinc,   fósforo   y   magnesio.   Una taza    de    cuscús    contiene    la    cantidad    diaria    recomendada    de selenio. Debido   a   que   está   hecho   con   trigo   contiene   gluten   por   lo   que   no pueden   tomarlo   las   personas   con   enfermedad   celiaca.   Al   no   tener purinas,   es   un   alimento   que   pueden   tomar   sin   problemas   aquellas personas que tengan un nivel alto de ácido úrico
Cómo se prepara el CUSCÚS
El   cuscús   puede   comerse   frío   o   caliente,   se   puede   utilizar   como   complemento   en   las   comidas,   sustituyendo   al   arroz,   papas, tortillas,   en   ensalada,   o   como   ingrediente   de   postres   dulces   mezclado   con   frutos   secos,   frutas   desecadas   y   especias   como   la canela   y   el   clavo.   Por   su   sabor   neutro,   tiene   la   cualidad   de   combinar   con   cualquier   alimento:   verduras,   legumbres,   carnes, pescados,   mariscos,   tofu,   queso,   hierbas   frescas   y   especias.   Es   sin   duda   alguna   una   buena   alternativa   para   llevar   una   dieta variada y balanceada. Básicamente hay dos formas de cocinarlo:
Cuscús al vapor: o Ponemos   medio   litro   de   agua   a   hervir   en   el   recipiente   principal   de   la cuscusera.   Vertemos   el   cuscús   seco   en   un   cuenco,   le   añadimos   la   sal,   lo mezclamos   y   a   continuación   vertemos   el   agua   fría.   Se   mezcla   con   un tenedor   o   con   los   dedos   con   cuidado   de   no   apelmazar.   Lo   pasamos   al recipiente    superior    de    la    cuscusera    (si    los    agujeros    son    demasiado grandes,   se   debe   usar   un   trapo   limpio   sobre   el   que   depositaremos   el cuscús).   Tapar   la   cuscusera   y   cocinar   al   vapor   unos   20   minutos.   Sacar   el cuscús,   y   con   mucho   cuidado   lo   vamos   soltando   igual   que   he   explicado en la opción anterior. Cuscús hervido: o Poner   el   agua   y   la   sal   en   una   cazuela   y   calentar.   Cuando   empiece   a hervir,   añadir   el   cuscús   mezclando   con   una   espátula   o   cuchara   lo   justo para   que   todo   el   cuscús   quede   uniformemente   empapado. Repito,    hay    que    remover    lo    mínimo    posible.   Apagar    el fuego,   tapar   la   cazuela   y   dejar   reposar   de   5   a   7   minutos. Pasado   este   tiempo,   destapamos   y   con   un   tenedor   vamos "soltando"   el   cuscús   evitando   aplastarlo.   El   objetivo   es que   quede   suelto.   Ya   estará   listo   para   servirse   tal cual   o   mezclarlo   con   otros   ingredientes.   Si   lo vamos   a   usar   en   ensalada,   hay   que   dejarlo enfriar     a     temperatura     ambiente     y cuando   haya   alcanzado   la   temperatura   deseada,   habrá   que   volver   a separar posible grumos que se hayan formado con un tenedor.