VOLVER VOLVER
La   papaya   es   una   fruta   tropical   que   posee   cualidades   terapéuticas,   nutricionales   y cosméticas.   Originaria   de   México   y   cultivada   en   varias   regiones   del   mundo,   como las Islas Canarias. También   se   le   conoce   como   mamón   o   lechosa   o   melón   de   árbol   o   fruta   bomba.   Es el    fruto    del    papayo    ( Carica    papaya ),    especie    de    la    familia    Caricaceae .    Otros nombres son: zapote, mamao, naimi, capaídso,  nampucha, pucha y paque.
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
LA PAPAYA VOLVER VOLVER
Su   principal   componente   es   el   agua,   seguido   por   los   Hidratos   de   Carbono    sobre   todo   azúcares   de   absorción   rápida   (tanto más   cuanto   más   maduro   esté   el   fruto)   pero   con   un   aporte   calórico   total    bajo .   Contiene   43   kcal   por   cada   100gr   de   fruta,   de tal forma que aproximadamente 100 gramos de papaya serian 7 veces menos calorías que la misma cantidad de plátano.
COMPOSICIÓN NUTRICIONAL La papaína interactúa con anticoagulantes tales como warfarina, creando así problemas para las personas que usan medicamentos  anticoagulantes. El látex de la planta puede producir reacciones alérgicas en ciertas personas sensibles.
PRECAUCIONES
La papaína y su alto contenido la convierten en uno de los mejores remedios naturales contra el estreñimiento. El aporte de proteínas es bajo -como suele ser común en las frutas- y su contenido en grasas es escaso.
Las    vitaminas    presentes    en    la    Papaya    son    Vitaminas    C,    provitamina    A    (beta- caroteno),   dos   potentes   antioxidantes   que   contrarrestan   el   daño   causado   por   los radicales libres en las células y tejidos. La   vitamina   C    en   la   Papaya   aumenta   mientras   la   madurez   progresa   y   resulta   ideal para   personas   que   no   toleran   los   cítricos.   100   gr   de   fruta   contiene   82   mg   de   vitamina C   lo   que   cubre   con   creces   la   cantidad   diaria   recomendada.   El   contenido   de   vitamina C y licopeno que tiene la papaya ayuda a que cuidemos la salud de nuestro corazón. También    cubre    la    cuarta    parte    de    provitamina   A    en    forma    de    betacaroteno.    Los carotenoides   de   luteína   y   de   zeaxantina   protegen   contra   el   desarrollo   de   cataratas, glaucoma y otras enfermedades oculares. También   queda   cubierto   el   38%   del   aporte   recomendado   de   ácido   fólico ,   y   casi   el   20% del de vitamina E con 100gr de papaya. En   cuanto   a   los   minerales   la   papaya   provee una   importante   cantidad   de   Potasio   y   Calcio   y   en   menor   medida   hierro,   fósforo   y magnesio. La   papaya   contiene   PAPAÍNA ,   una   enzima   que   ayuda   a   digerir   mejor   las   proteínas   de los   alimentos.   Es   adecuada   cuando   hay   digestiones   lentas   y   pesadas,   dispepsia, gastritis   y   úlcera   de   estómago,   entre   otras   afecciones   del   tracto   digestivo,   puesto   que contribuye a neutralizar la acidez estomacal. Por   su   efecto   suavizante   y   antiséptico   sobre   la   mucosa   gastrointestinal,   la   papaya resulta   útil   en   caso   de   gastroenteritis,   colitis   o   colon   irritable.   Además,   actúa   como laxante   suave   y   facilita   las   deposiciones,   previniendo   el   estreñimiento.   Destacable   es también   la   acción   vermífuga   de   la   papaína   o   papayotina ,   es   decir,   su   capacidad   para expulsar los parásitos intestinales.
Composición por 100 gramos de porción comestible       Calorías   43   Hidratos de carbono (g)   6,3   Fibra (g)   1,9   Potasio (mg)   211   Magnesio (mg)   8   Provitam ina A (mcg)   97,5   Vitamina C (mg)   82   Ácido fólico (mcg)   1 PROTECCIÓN DE LA PIEL
La   papaya   madura   es   una   gran   fuente   de   antioxidantes,   los altos   niveles   de   estos   nutrientes   pueden   ayudarnos   a   proteger nuestra   piel   contra   los   radicales   libres   que   nos   causan   daños, provocándonos      arrugas      y      otros      signos      visibles      del envejecimiento. La   enzima   papaína   presente   en   la   carne   y   en   la   piel   de   esta fruta   tiene   la   capacidad   de   destruir   las   células   muertas    de   la piel,   ayudando   a   promover   la   renovación   de   la   piel   cuando   se usa   tópicamente   en   la   cara   o   en   el   cuerpo.   Los   tratamientos faciales    de    papaya    son    una    forma    popular    para    mejorar    la textura   de   la   piel,   su   elasticidad   y   apariencia.   También   pueden ayudar   en   la   cicatrización   de   las   heridas   y   quemaduras    e incluso   ayudar   en   el   tratamiento   de   problemas   de   la   piel   como   el acné, las manchas y las imperfecciones causadas por la edad.
OTROS USOS DE LA PAPAYA
Las   propiedades   peptolíticas   de   la   papaína   provocan   la   ruptura   de   múltiples enlaces   en   las   proteínas   animales,   lo   que   tiene   por   consecuencia   que   se pueda   utilizar   para   ablandar   la   carne   destinada   al   consumo   humano.   La papaína    también    hidroliza    proteínas    vegetales,    y    es    útil    para    evitar    la formación   de   los   sedimentos   protéicos   que   produce   la   proteína   de   la   cebada en    el    proceso    de    fabricación    de    cerveza.    También    posee    propiedades antiinflamatorias     cuando    es    consumida    directamente,    por    lo    que    los frutos que la contienen han sido usados como medicamento natural. Hasta   las   semillas   de   papaya    se   pueden   aprovechar.   Estas   contienen una    cantidad    significativa    de    enzimas    proteolíticas    y    un    alcaloide conocido    como    carpaína    que    ha    demostrado    ser    eficaz    en    el tratamiento contra los parásitos intestinales y las amebas.