El   turrón   es   el   dulce   español   más   internacional,   cada   Navidad   se   convierte   en   el   postre   estrella,   no   en   vano,   ¡¡¡se   consumen   unos   46 millones de kilos de turrones en España cada año!!! ¿En   qué   se   diferencia   de   cualquier   otro   dulce?   Pues   en   que   la   base   del   turrón   es   un   fruto   seco   (no   necesariamente   almendras)   mezclado   con azúcar. La   definición   legal   de   turrón    según   el   Real   Decreto   1787/1982   es   la   masa   obtenida   por   cocción   de   miel   y azúcares   con   o   sin   clara   de   huevo   o   albúmina,   con   incorporación   posterior   y   amasado   de   almendras tostadas,   peladas   o   con   piel.   La   miel   podrá   ser   sustituida   total   o   parcialmente   por   azúcares   en   sus   distintas clases y derivados . Siendo,   el   ingrediente   mayoritario   la   almendra .   Esta   definición   corresponde   al   turrón   tradicional   (duro   y blando).   El   Consejo   Regulador   del   turrón   de   Jijona    distingue   entre   dos   calidades   para   conceder   su Denominación   de   Origen:   extra   y   suprema.   Los   de   calidad   suprema,   la   más   alta,   deben   tener   un   60%   de almendra   como   mínimo   en   el   turrón   de   Alicante   (el   conocido   como   «duro»)   y   un   64%   en   el   Jijona    (el «blando»). Recordemos   que   en   la   composición   nutricional   de   las   almendras    las   grasas   suponen   casi   el   50%, aunque   destacan   los   ácidos   grasos   mono   y   poliinsaturados   (que   son   grasas   saludables).   Pero   también   son una fuente de proteínas (18%) y de fibra (10%) y que tienen bajo contenido en azúcares. Pero   el   valor   calórico   del   turrón   es   alto,   con   una   media superior   a   las   500   calorías   por   100   gramos,   sin   diferencia entre   los   turrones   tradicionales   y   los   aptos   para   personas con   diabetes   o   light.   La   razón   es   el   contenido   elevado   en hidratos   de   carbono   del   turrón   aportados   por   la   miel   y   los azúcares,   con   una   media   entre   40   y   50   gramos   por   100 gramos de turrón. Hay   también   que   tener   en   cuenta   que   los   turrones   sin azúcares   añadidos   no   son   productos   “light”   tal   como los   entendemos   (con   bajo   aporte   energético)   ni   “bajos   en calorías”.   Para   conseguir   un   turrón   “sin   azúcares   añadidos” lo    que    se    hace    es    sustituir    en    el    turrón    normal    esos azúcares   por   polioles,   por   lo   que   estos   productos   no   son “light”   en   cuanto   a   las   kilo   calorías   que   nos   aporta. Además, prácticamente contienen el mismo aporte de grasas. En    definitiva,    el    turrón    es    un    alimento    que    hay    que consumir   con   sumo   cuidado   para   quienes   padecen   de diabetes,    sobrepeso,    obesidad     o    intentan    controlar    su alimentación   por   lo   que   debe   ser   consumido   en   pequeñas cantidades.   Sobre   todo   teniendo   en   cuenta   que   a   diferencia de   hace   décadas,   disponemos   de   ellos   en   las   tiendas   de alimentación    desde    meses    antes    de    las    Navidades    e incluso   meses   posteriores   y   de   que   no   se   consumen   solos, sino acompañados con pan, otros dulces, etc.
EL TURRÓN, el postre de las Navidades VOLVER VOLVER
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
VOLVER VOLVER
Diseño web por
Información
Eres el visitante