LA FELICIDAD VOLVER VOLVER
Si   algo   caracteriza   al   ser   humano   es   su   deseo   de ser   feliz ;   la   búsqueda   de   la   felicidad   y   el   bienestar físico   y   psicológico   es   una   constante   a   lo   largo   de   la historia de la humanidad.
Por D. Pedro Martín Pérez. Médico de Familia y Comunitaria.
VOLVER VOLVER
A   lo   largo   de   su   existencia   la   persona   va   experimentando, tanto     a     nivel     personal     como     social,     experiencias agradables    y    desagradables.        Ciertamente,    hay    más emociones   negativas   que   positivas.   Una   de   las   razones   es que       mientras       las       emociones       negativas        están relacionadas     con     las     conductas     de     evitación     y     la percepción     de     amenaza     que     son     esenciales     para enfrentarse   a   las   situaciones   en   las   que   pueden   estar   en peligro   la   propia   supervivencia,   las   emociones   positivas   están    asociadas    a    conductas    de    aproximación    y    a    la percepción   de   oportunidades   que   las   hacen   menos   automáticas   y   más   susceptibles   de   ir   configurándose   mediante el aprendizaje y las experiencias adquiridas a lo largo del desarrollo vital. Aunque   ambos   tipos   de   emociones   tienen   una   función   esencialmente   adaptativa, bajo   determinadas   circunstancias   las   emociones   negativas   pueden   convertirse   en disadaptativas   o   pueden   aparecer   asociadas   a   interacciones   sociales   disfuncionales provocando   conductas   perjudiciales   para   los   demás   y   para   el   propio   sujeto.   Por   el contrario,   las   emociones   positivas   pueden   actuar   en   muchas   ocasiones   como   un muro   para   defenderse   del   estrés   diario,   de   modo   que   si   potenciamos   la   experiencia de   emociones   positivas   podremos   reparar   el   deterioro   producido   por   la   adaptación al estrés y reducir su impacto futuro. Así      como      las      emociones      negativas       producen estrechamiento    de    la    atención    (sólo    nos    fijamos    en determinados       aspectos       de       carácter       negativo fundamentalmente)     y     rigidez     de     nuestra     actividad cognitiva     (inflexibilidad     de     nuestro     pensamiento     y actividad   cerebral)   lo   que   lleva   a   una   disminución   del repertorio   de   pensamientos   y   de   conductas   con   el   fin   de generar   respuestas   específicas   de   autoprotección   ante cualquier   amenaza.   Las   emociones   positivas    amplían el    foco    atencional    (nos    fijamos    en    más    cosas)    y promueven    una    flexibilidad    cognitiva    favoreciendo    el desarrollo    de    recursos    personales    (plenitud    mental, dominio del medio ambiente, relaciones positivas con los demás, reducción de los síntomas de enfermedad, etc.). La   textura   afectiva   de   la   vida    puede   ser   representada   mediante   una   escala   de   positividad   que   Fredrickson   y Losada   en   el   año   2005   definieron   como   el   cociente   entre   las   emociones   positivas   y   negativas    experimentadas   a   lo largo   del   tiempo.   Dado   que   lo   “malo”   tiene   más   impacto   que   lo   “bueno”   y   que,   en   términos   generales,   las   personas se   sienten   la   mayoría   del   tiempo   sólo   ligeramente   felices   (“sesgo   de   negatividad”),   estos   autores   postulan   que   las emociones   positivas   deberían   superar   a   las   emociones   negativas   en   una   proporción   de   3:1,   tasa   a   partir   de   la   cual se   produciría   un   funcionamiento   óptimo.   En   la   medida   en   que   se   asume   que   las   emociones   positivas   contrarrestan los   efectos   nocivos   de   las   negativas,   esta   tasa   de   positividad   de   3   a   1   es   lo   que   explicaría,   en   algunas   personas,   su capacidad de resistencia ante la adversidad. Lo    bueno    de    todo    ello,    además,    es    que,    a    pesar    de    la naturaleza     transitoria     de     las     emociones     positivas,     los recursos    que    las    personas    generan    con    las    experiencias positivas    son    duraderos    y,    en    la    medida,    en    que    se    van acumulando   con   el   paso   del   tiempo   transforman   a   la   persona haciéndola     mejor     (más     sociales,     más     saludable,     más resistente, más afectiva, etc.). Como   señalan   también   diversos   estudios,   las   personas   son capaces   de   aprender   métodos   para   autogenerar   emociones positivas   y   que   los   recursos   que   se   construyen   mediante   las emociones   positivas   permanecen   de   forma   duradera,   incluso cuando desaparece la fuente que genera dichas emociones, favoreciendo la adquisición de nuevas habilidades.   Adaptado de Fredrickson, 2001
Lo que Sí y lo que No se debe hacer con un familiar con cáncer
relación emociones positivas/emociones negativas
MINDFULNESS Y DEPORTE
Recomendaciones para una buena SALUD MENTAL
Diseño web por
Información
Eres el visitante