LA GRIPE
La   Gripe   es   una   enfermedad   causada   por   un   virus   de   la   familia   de   los   ortomixovirus   y,   en concreto,   el   virus   Influenza ,   de   los   que   existen   tres   tipos   A,   B,   y   C.   La   mayor   parte   de   las epidemias   de   gripe   se   deben   al   virus   de   la   gripe   tipo   A,   mientras   que   el   tipo   B   produce epidemias    menos    extensas    y    enfermedad    más    leve,    y    el    tipo    C    causa    muy    raramente enfermedad. Entre un 10% y un 20% de la población sufre la gripe cada año . Si   algo   caracteriza   a   este   microorganismo   es   su   capacidad   de   contagio .   Con   tan   solo   unas gotitas   de   saliva   expulsadas   al   hablar,   toser   o   estornudar,   o   simplemente   tocando   objetos contaminados   por   el   virus,   es   posible   infectarse,   por   eso   lavarse   bien   las   manos   es   muy importante.
¿Qué es la Gripe?
Por Pedro J. Martín Pérez, MFyC, Z.B.S. Agüimes.
VOLVER VOLVER
Suele   manifestarse   con   un   comienzo   brusco,   caracterizado   por   fiebre,   malestar general,   y   dolores   musculares   (con   debilidad)   y   articulares   generalizados,   dolor de   cabeza,   acompañándose   de   tos   seca,   dolor   de   garganta   y   rinorrea   acuosa (“agüilla   por   la   nariz).   Pero   los   síntomas   pueden   ser   muy   variables   de   unos individuos   a   otros,   así   como   su   intensidad   y   duración. Algunas   personas   también pueden presentar dolor abdominal, náuseas o diarrea. Los   síntomas   suelen   durar   entre   3   y   5   días,   de   modo   que   la   mayor   parte   de   los enfermos   están   sin   síntomas   (o   muy   pocos)   a   la   semana   del   comienzo   de   la enfermedad. En   algunas   ocasiones,   los   enfermos   pueden   presentar,   tras   el   cuadro   agudo,   un cuadro   de   cansancio   persistente   que   se   ha   denominado   síndrome   de   astenia postviral.
¿Qué síntomas produce?
Pues   no   son   los   mismo,   un   Resfriado   puede   ser   provocado   por   más   de   200   virus   diferentes   pero   el   Rhinovirus   es   el   principal causante   de   esta   enfermedad   y   el   Coronavirus   el   segundo   causante   en   importancia,   y   no   un   virus   Influenza   como   en   el   caso   de   la Gripe. La   sintomatología   de   ambas   enfermedades   es   muy   similar,   se   diferencian   sobre   todo   por   su   intensidad,   siendo   más   grave   y   con   fiebre más alta en el caso de la Gripe.
¿Es igual una Gripe que un Resfriado?
La   población   con   mayor   riesgo   de   tener   complicaciones   como   consecuencia   de   la   infección   gripal   y   en   los   que   se   recomienda   la vacunación son: Las personas mayores de 65 años. Mujeres embarazadas. Niños menores de 2 años y mayores de 6 meses. Personas   con   enfermedades   crónicas   cardiacas,   hepáticas,   renales,   pulmonares   (como   aquellos   que   tienen   EPOC,   Asma   o Fibrosis Quística), sanguíneas, metabólicas e inmunodepresión. Personas que conviven o cuidan a pacientes con riesgo. Y   los   colectivos   profesionales   con   un   mayor   riesgo   de   exposición   y   que   realizan   servicios   esenciales   para   la   comunidad   (como los sanitarios).
¿Cuáles son los grupos de mayor riesgo de complicaciones?
Recomendaciones en caso de Gripe
Si te ha gustado nuestro artículo, compártelo para que más personas puedan tomar decisiones saludables.
Quizás   el   mejor   tratamiento   para   atacar   a   la   gripe   sea   la   paciencia.   Como   suele   decirse   “la   gripe   dura   una   semana   y   con   tratamiento   dura siete   días”.      La   fiebre   que   provoca   la   gripe   es   habitual   que   dure   4   o   5   días,   y   la   tos   y   el   cansancio   incluso   pueden   durar   hasta   3   semanas. Por eso es normal que altere nuestro ritmo de vida habitual. Por eso, una vez que se contraes la gripe el tratamiento está destinado a aliviar los síntomas y no a curarla. Recuerda   que   la   gripe   está   causada   por   un   virus,   no   por   una   bacteria,   por   lo   tanto,   los   antibióticos   no   te   curarán   ni   te   aliviarán   los síntomas . El mejor tratamiento para la gripe es descansar, beber abundantes líquidos y no tomar alcohol. No es conveniente fumar. Puede ser un buen momento para dejar definitivamente el tabaco. En   caso   de   fiebre   o   dolores   se   puede   tomar   antitérmicos,   como   paracetamol.   En   algunos   casos   puede   usarse   descongestionantes nasales (por muy pocos días, y cuidado si no hay contraindicaciones) o medicamentos para la tos. Si   por   el   contrario   eres   una   persona   de   edad   avanzada   o   con   una   enfermedad   crónica   debes   consultar   con   tu   médico   para   saber exactamente   qué   te   puedes   tomar   para   que   no   interfiera   con   otros   medicamentos   y   también   porque   eres   más   propenso   a   padecer   las complicaciones de la gripe. En el caso de las embarazadas no se recomienda tomar antigripales ni antitusivos por lo que debe consultar a su médico. Evita   contagiar   a   más   personas .   El   virus   de   la   gripe   se   contagia   por   vía   aérea   o   por   contacto   con   material   contaminado.   Se   calcula   que cada individuo que tiene gripe es capaz de contagiar a una o dos personas. Si   vas   a   toser   o   estornudar   protégete   con   un   pañuelo   de   papel   de   un   solo   uso,   luego   tíralo.   Si   no   tienes,   tápate   la   nariz   y   la   boca con la mano pero es importante lavarte las manos inmediatamente después. Lávate    las    manos    con    frecuencia.    La higiene    de    las    manos    es    la    medida preventiva   más   importante .   En   el   caso de    la    gripe,    basta    lavarse    con    agua    y jabón,       el       uso       de       desinfectantes antibacterianos   no   ofrece   ninguna   ventaja añadida. Ventila   la   habitación   donde   haya   alguien con    gripe,    abriendo    la    ventana    varias veces todos los días. Limpia    con    frecuencia    las    superficies    y objetos   de   uso   común   con   productos   de limpieza habituales. Evita      los      locales      cerrados      o      con aglomeraciones    por    ser    lugares    de    fácil transmisión de la enfermedad. Si   pasados   10   días   continúas   con   los   síntomas se   recomienda   consultar   al   médico.   O   también si     presentas     algunos     de     estos     síntomas: sensación   de   falta   de   aire,   ya   sea   en   reposo   o   al hacer    esfuerzos    físicos;    aspecto    azulado    o amoratado    de    la    piel    y    los    labios;    esputo sanguinolento     o     de     color     anormal;     dolor torácico;    alteraciones    de    la    conciencia;    fiebre elevada    que    persista    por    más    de    tres    días; caída de la presión arterial.
Diseño web por
Información
Eres el visitante